Sistema circulatorio de los insectos

Los insectos, un grupo de seres vivos numeroso y diverso, juegan un papel fundamental en el ecosistema ya que son los principales depredadores de invertebrados y mantienen el equilibrio dentro de la fauna.

A pesar de ser seres vivos tan minúsculos (la mayoría no alcanza los 3cm de largo), poseen un organismo complejo, que está compuesto por un sistema nervioso, un sistema excretor, un sistema digestivo y un sistema circulatorio.

Sistema circulatorio de los insectos

Morfología interna de los insectos

La morfología interna de los insectos hace referencia a las estructuras que se encuentran dentro de este. Los insectos poseen cuatro sistemas: nervioso, excretor, digestivo y circulatorio.

  • Sistema nervioso: acerca del sistema nervioso la ciencia no posee información relevante, los científicos a lo largo de los años han intentado estudiar este mecanismo sin grandes resultados, solo se conoce su función dentro de la metamorfosis.
  • Sistema excretor: formado por diversos órganos que ayudan a este mecanismo cuyo principal actor son tubos que se conectan entre sí y permiten la circulación de ciertas sustancias que se mezclan y forman así la orina y las heces.
  • Sistema digestivo: este sistema varía según la clase de insecto, y dependerá de su alimentación.

¿Cómo está conformado el sistema circulatorio de los insectos?

Siendo animales tan pequeños, su sistema circulatorio es bastante simple, este consta de un conducto conocido como tubo dorsal, el cual tiene una apertura en el inicio y se cierra al llegar a la parte trasera. Al centro de este tubo se encuentra la zona abdominal donde se ubica el corazón y cuenta con una zona superior, cerca de la cabeza, llamada aorta.

La hemolinfa recorre el cuerpo del insecto gracias a los conductos del tubo dorsal. Ésta se desplaza hacia las alas y antenas con la ayuda de otros mecanismos y de pequeñas estructuras distribuidas a lo largo del tubo dorsal.

¿Qué es la hemolinfa?

La hemolinfa es el líquido circulatorio de los invertebrados, causante del transporte de los nutrientes a todo el organismo. La hemolinfa es el equivalente a la sangre de los organismos vertebrados, con la diferencia de que esta no transporta oxígeno.

Además de servir como transporte de nutrientes, la hemolinfa es capaz de lubricar los órganos, proteger las células, generar presión hacia las alas y almacenar agua.

El sistema circulatorio de los insectos no es un sistema complejo, pero, al igual que el resto de los sistemas, necesita de las demás estructuras existentes en el organismo.


Deja un comentario

contador