Sistema circulatorio de los anfibios

Los anfibios son animales invertebrados capaces de sufrir metamorfosis, es decir, su composición orgánica puede cambiar de manera radical sin que esto implique la muerte del animal.

Normalmente su organismo se desarrolla en dos fases, la primera llamada larvaria que comienza desde su nacimiento y es llevada a cabo dentro del agua, posteriormente, alcanza la fase pulmonar o terrestre, donde empieza su crecimiento fuera del agua, en cada una de estas fases, se producen cambios en el sistema circulatorio del animal.

Sistema circulatorio de los anfibios

 

Sistema circulatorio de los anfibios

Sistema circulatorio de la fase larvaria

Por desarrollarse en un ambiente acuático tienen un sistema circulatorio parecido al de los peces, es decir, un sistema circulatorio cerrado constituido por una aorta principal de la cual se desprenden cuatro arterias, tres dirigidas a las branquias y una dirigida a los pulmones que aun no se desarrollan.

Estas venas transportan sangre sin oxigenar.

Sistema circulatorio de la fase pulmonar

Al perder las branquias el anfibio pasa a la fase pulmonar en donde se desarrolla un sistema circulatorio doble. Que funciona como un circuito, un lado lleva la sangre a los órganos respiratorios para así tomar el oxígeno y el otro, lleva la sangre ya oxigenada al resto de los órganos.

A pesar de tener circuitos separados, este sistema presenta una dificultad y es que en ciertos tramos se mezclan parte de la sangre oxigenada y sin oxigenar en el corazón del anfibio.

Elementos del sistema circulatorio de los anfibios

Su sistema circulatorio, al igual que el de la mayoría de los animales, consta de un corazón y una serie de vasos sanguíneos.

  • El corazón, posee un solo ventrículo y dos aurículas, y su función dependerá de las necesidades respiratorias del anfibio.
  • La sangre, en los anfibios es formada por tres tipos de células, eritrocitos, leucocitos y trombocitos. Su función es parecida a la sangre del ser humano.
  • Los vasos sanguíneos, encargados de transportar la sangre, los anfibios poseen cuatro tipos de vasos sanguíneos: arterias, la aorta ventral, venas pulmonares, venas cavas.

Luego de su fase larvaria, los anfibios presentan un sistema circulatorio muy parecido al de los seres humanos, cuya función es similar, ya que ambos se encargan de transportar productos metabólicos a lo largo del organismo.


Deja un comentario

contador